Dimensión espiritual en el ser de humanidad

En esta ocasión, hablaremos de la dimensión espiritual del ser de humanidad, en un sentido mas amplio no solo esta relacionada con la intención de comprender que existe una realidad aún mayor que la nuestra, y que nos ayuda a dotar de sentido y propósito nuestra existencia.

Esta dimensión no es individual exclusivamente , debe ir mas a allá de una definición personal donde abarca y que le da sentido a tu vida al poner tus dones y talentos al servicio de los demás y esa experiencia es la que hace sentirte realizado. Es un estado de bienestar y felicidad”. 

La dimensión espiritual

hace referencia a la experiencia interior más profunda de la persona, que la conduce a dotar de sentido y propósito a las propias acciones y existencia, sean cuales sean las condiciones externas, lo que significa aprender cómo encontrar disfrute en la experiencia cotidiana. Incluye realizar las prácticas asociadas a la fe, la a creencia o a los valores morales que se profesan.

Por lo demás, las dimensiones espirituales no son lugares, sino que son sólo estados de conciencia que se viven, experimentan y se comparten.

Algunas personas usan las palabras “espiritual” y “religioso” indistintamente, pero la espiritualidad es realmente un término amplio; las ideas religiosas son sólo parte de un concepto mucho mayor. Entonces, aunque la espiritualidad de algunas personas está muy relacionada con Dios o con un poder superior y puede incluir la veneración en una iglesia, sinagoga o mezquita, para otros la espiritualidad tal vez no tenga nada que ver con la religión y cosas como rezar o ir a la iglesia. Algunos ejemplos de actividades espirituales son la meditación, viajes, lectura, aprendizaje, o hacer algo nuevo, focalizarse en la naturaleza o sentirse profundamente conmovido por la música.

La dimensión espiritual potencia el entendimiento de que existe una realidad aún mayor a la nuestra, que lleva a buscar a través de un camino interior la esencia de nuestro ser y existencia para descubrir el significado de la vida, la conexión con las otras personas y con el Creador.

Al igual que la vida del cuerpo necesita de sustento y alimento para sobrevivir y desarrollarse satisfactoriamente y debe ser cuidada en momentos de falta de salud, también la vida del espíritu necesita de ese alimento y de esa atención.

Es imperiosa y urgente la necesidad de tener una formación espiritual sólida y segura  para así contar con las herramientas necesarias para iniciarse y seguir con serenidad el camino del bien, de la búsqueda de la verdad, del amor a los demás y al Creador. https://isabelbosque.com/nuestro-cuerpo-energetico/

Diversos estudios, y sobre todo prácticas concretas en el campo médico, evidencian los beneficios de una sana vida espiritual sobre el resto de la vida.

Por citar algunos:

  • Disminuye la ansiedad, la depresión y el malestar en general.
  • Disminuye la sensación de aislamiento (sentirse solo) y el riesgo de suicidio en casos extremos.
  • Disminuye el abuso de bebidas alcohólicas.
  • Reduce la presión arterial ocasionada por excesivo nivel de estrés y pánico.
  • Ayuda a los pacientes que tienen que afrontar enfermedades tan dolorosas como el cáncer.
  • Aumenta los sentimientos positivos tales como la esperanza y el optimismo durante el periodo de enfermedad.

La dimensión espiritual esta contenida en el aura , los chakras transpersonales y alma

Sin dejar por fuera lo que anima y le da vida a todo esto que es el alma.

El alma sería la esencia de no sólo el ser humano, sino también toda entidad creada posee un “alma”. Los animales tienen alma, como las plantas y aun los objetos inanimados; No sólo la vida, sino también la existencia requiere un alma para sustentarlas —una “chispa de Divinidad” que perpetuamente imbuye su objeto de ser y significado.

Un alma no es sólo el motor de la vida; también encarna el PARA qué de la existencia de las cosas, su significado y propósito. Es la “identidad interior, la razón de ser de las cosas. Cada alma es la expresión de la intención y visión de Dios al crear ese ser en particular”

 El aura o halo luminoso que rodea al cuerpo es la radiación electromagnética de cada uno de estos campos. Cada uno de estos planos está conectado entre sí y lo que sucede en cada uno de ellos afecta a los demás. De ahí surgen bloqueos que impiden el normal curso del flujo de energía y es así que nos enfermamos cuando ese impedimento al plano físico. Estos cuerpos tienen colores, variables en función del contenido del cuerpo en cuestión. Cada cuerpo vibra a una frecuencia más elevada que el que le subyace, de manera que la energía se va densificando en el paso del séptimo cuerpo sutil al cuerpo físico, a través de los otros seis cuerpos sutiles. Los tres primeros cuerpos hacen referencia al plano terrenal, mientras que los tres últimos lo hacen al espiritual, actuando el cuarto como la unión entre ambos.

Los chakras Transpersonales se denominan así porque algunos de ellos se encuentran situados fuera del cuerpo físico, pero sobre todo porque están (junto con la Línea Hara) en una dimensión diferente que el Sistema de Chakras Mayores.

La Estrella del Alma, situada a 15 cm por encima del chakra Corona, tiene como función filtrar las energías divinas (demasiado elevadas) para que nuestro organismo las asimile a través del chakra Corona. El alma de una persona constituye la esencia misma del ser humano. Se corresponde con el Ser real y se manifiesta a través de su cuerpo. Cuando una persona nace, y durante los primeros años de vida, su alma se manifiesta directa y claramente a través de su cuerpo, ajena a todo condicionamiento social. Con el paso del tiempo, la interacción con el entorno le lleva a ir adquiriendo aprendizajes y a adaptarse a su entorno, siendo muchos de esos condicionamientos contrapuestos a los dictámenes de su alma y quedando esta, por ello, acallada y relegada al inconsciente.

La Estrella de la Tierra tiene como función arraigar esas energías divinas y nuestra alma al cuerpo físico y a la Tierra (gracias al hierro de la sangre y el magnetismo del núcleo fundido de la Tierra) y sustentar nuestro organismo con energía Telúrica.

La Línea Hara (tubo de energía principal) atraviesa el cuerpo físico (línea central vertical) y une los chakras transpersonales y el sistema de chakras. En ella se encuentra la historia de nuestra vida.

Tubo de energía principal, que pasa por la parte central del cuerpo del ser humano y donde se encuentran ubicado el sistema de chakras mayores.                  

La luz energética desciende por la Estrella del Alma y entra por el chakra Corona, baja en linea recta pasando por el punto Hu-Yin situado en el perineo, chakra raíz o base, siguiendo hasta llegar a la Estrella de la Tierra, expresándose la energía divina en la Tierra por medio de esta conexión

Al final de la existencia terrenal nos desconectamos de la Estrella de la Tierra y ascendemos por este tubo de luz, pasando por todos los chakras, cuando llegamos al Corona visualizamos la luz procedente de La Estrella del Alma (el túnel nombrado por personas con experiencias cercanas a la muerte). En el proceso de esta ascensión percibimos toda nuestra existencia, ordenada desde el principio al final.

Esta clasificación nos permite visualizar y desde otro nivel de conciencia como nos relacionamos con nosotros mismos o con los demás. No permite comprender los niveles evolutivos en donde este cada ser de acuerdo con su comportamiento y nivel espiritual.

En mi opinión, se debe abordar cada trabajo personal desde los meridianos, chakras primarios, capas áuricas o cuerpos sutiles y luego el nivel transpersonal en esta secuencia ya que movilizar esta información requiere un trabajo personal sólido.

Como vemos, el campo energético humano es un viaje por nuestra conciencia. Experimentar y trabajar sobre él es uno de las grandes posibilidades y desafíos se nos presenta como seres humanos del siglo XXI.

 Los invito a abrir a esta dimensión energética y experimentar por ti mismo todas las posibilidades infinitas.

Entender la naturaleza humana, de poco nos sirve si solamente nos centramos en la zona/órgano/sistema físico afectado, eso solo es el resultado de algo mucho más grande

La conciencia del ser humano del siglo XXI está abriendo la puerta a una nueva concepción de quiénes somos.

Scroll al inicio